Apalear a periodistas sale gratis, por @FeSPeriodistas

La PDLI ve propio de países autoritarios que la Audiencia Provincial de Madrid no considere violación del derecho a la información la agresión policial a periodistas.

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) -de la cual la FeSP es miembro fundador- considera propio de países autoritarios que la Policía pueda agredir a periodistas, o a cualquier otra persona que esté documentando sus actuaciones, y que estas agresiones queden impunes como acaba de resolver la Audiencia Provincial de Madrid al desestimar el recurso de varios reporteros que fueron golpeados por agentes antidisturbios tras la protesta de Jaque al Rey el 29 de marzo de 2014.

Según ha dado conocer la Comisión Legal Sol en un comunicado recogido por el diario Público, el Auto considera, sorprendentemente a juicio de la PDLI, que no ha quedado acreditado el hecho de que los agentes que golpearon a tres periodistas cuando intentaban grabar la detención de otro compañero “pretendieran coartar el derecho a la libertad de información de los fotorreporteros”.

Sin embargo, los reporteros, además de identificarse, portaban de forma visible tanto su acreditación como material de trabajo, como cámaras de vídeo y fotografía.

La PDLI ya denunció hace un año ante las autoridades europeas la violencia policial contra periodistas, informadores freelance o activistas en la cobertura de acciones de protesta.

El caso de la manifestación Jaque al Rey, además, no es un hecho aislado: gran parte de los ataques a la libertad de información que laPDLI ha venido monitorizando desde su constitución se han producido por detenciones o agresiones a periodistas en manifestaciones, encierros o desahucios.

En todos estos casos, la PDLI ha insistido en que el derecho a la información de los ciudadanos es un pilar esencial de la democracia, y que debe garantizarse que no exista ningún obstáculo para que hechos relevantes (incluyendo las actuaciones policiales) lleguen al conocimiento de la ciudadanía.

Por eso, cualquier persona que esté documentando estas situaciones, sea o no periodista profesional, pertenezca o no a un gran medio, merece protección, como la PDLI ha venido poniendo en relieve desde su constitución.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*