Annus horribilis de TVE, por @FeSPeriodistas

Rueda la cabeza de Ignacio Corrales para disfrazar una gestión desastrosa que hunde al canal en audiencia y a la empresa en unos resultados que la ponen en la frontera de la quiebra.

 

El lunes pasado se ha hecho efectiva la prevista a salida del director de TVE Ignacio Corrales, tras la reunión del Consejo de Administración de la compañía; una salida anunciada ante los malos datos de audiencia, la mala situación económica y las desinteligencias con algunos directivos de la empresa.

Le sustituirá en el cargo José Ramón Díaz, parece que a propuesta del propio Leopoldo González Echenique, con el mandato proclamado de "revitalizar la cadena y hacerla más competitiva, si bien manteniendo sus señas de identidad y su encomienda de servicio público", según la nota de prensa de RTVE.

Poco más o menos, el mismo cometido que se le exigía a Corrales hace dos años y en el que fracaso con estrépito. La cabeza de este se espera que excuse la de González Etchenique, pero parece insólito que el presidente de la Corporación pretenda esta al margen de una gestión que ha llevado al canal público español a la baja notable de audiencias en sus programas emblemáticos, a la irritación del público por el tratamiento poco profesional de muchas emisiones y la debacle económica.

A finales de 2012, la empresa disponía de un capital social de 1.510 millones de euros y un patrimonio neto de 934; las pérdidas de 113 millones el año pasado dejan esos baremos en la frontera de los 800 y de los 755 millones, respectivamente. Unas cifras que son la mitad del capital social, y que colocan a la empresa en la disyuntiva de reducir o inyectar capital.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*