Ana Rosa Estepa, la reina del culturismo español, por @AgenciaFebus

Fue la primera española en ganar una competición internacional de culturismo, y en proclamarse campeona del mundo máster. Una gran pionera de un deporte que le salvó la vida.

Ana Rosa Estepa y su marido Carlos Flórez, históricos del culturismo español. Foto David Salvadores.
 Ana Rosa Estepa es una de las importantes deportistas de nuestro país, por su valentía, arrojo, saber hacer y palmarés, es, sin duda la reina del culturismo español. Hoy, podemos disfrutar, en su gimnasio, El City Gym, situado en la calle Narváez de Madrid, junto a su marido Carlos Flórez, de su magisterio, profesionalidad, simpatía y humanidad.
Ana Rosa Estepa en su juventud.
Culturista por accidente
 Ana Rosa Estepa nació en Jaén, el 5 de noviembre de 1951. De joven marchó a Madrid, como una gran parte de la población, en busca de trabajo y prosperidad. Pronto se puso a trabajar. No le gustaba entrenar, ni tenía ningún tipo de contacto con el fisicoculturismo. Pero un día tuvo un accidente de tráfico. Anduvo mucho tiempo de reposo. Y, claro, engordó considerablemente. A esto su marido le decía: “¡qué vergüenza, con un gimnasio, y cómo estás!”. Así pues, por motivos estéticos y terapéuticos comenzó a entrenar. Pronto empezó a notar los resultados. Hasta que un día un tal Rafael Santonja le dijo a Carlos Flórez: “¿Sabes qué tu mujer podría competir?” 
El City Gym de la calle Narváez de Madrid. Foto Febus.
 Su marido Carlos Flórez y el City Gym
Un día, Ana Rosa, esperando a una amiga en la puerta de unos grandes almacenes de Madrid, llevaba puestas unas gafas de sol, de esas grandes, las que hicieron furor en los años 70, cuando se topó por casualidad con Dino Camerlengo, propietario entonces del gimnasio Heracles, al que no conocía, que comenzó a reírse de las mencionadas gafas, por lo que Ana Rosa le dijo: “¡Qué pasa, es qué nadie se ha reído de tu madre, guapo!”. En ese momento apareció Carlos Flórez, que conocía a Dino, se presentó... siendo ese fue el comienzo de la relación entre ambos.  Años más tarde se casaron, tuvieron varios hijos, y montaron, allá por 1978, el gimnasio City Gym, uno de los más antiguos y carismáticos de España.
Ana Rosa y Dino Camerlengo.
 Campeona de España

En la época cuando Ana Rosa Estepa empezó a entrenar, hace tres décadas, el culturismo femenino era muy desconocido, estaba jalonado por dos grandes atletas: Paula Doncel y Paloma Ramos, hermana de Carlos y José Ramos. Paloma Ramos, amiga de Carlos Flórez, fue, en los primeros tiempos, quién ayudó a Ana Rosa Estepa en los parámetros de entrenamiento, nutrición, pose y suplementación. Un gran trabajo que culminó con la victoria de Ana Rosa en el campeonato de España de culturismo 1987. Luego Ana Rosa empezó una nueva etapa de la mano de G. Lexwell, uno de los mejores entrenadores de féminas culturistas, y los éxitos se multiplicaron, eso sí, siempre con el apoyo incondicional de su marido Carlos Flórez.
Ana Rosa Estepa con el gran Amalio Lasheras.
 Un palmarés espectacular

Ana Rosa Estepa puede presumir de ser la primera española en ganar una competición internacional de culturismo, lo hizo en 1987, ganando la Copa Internacional de Culturismo, un triangular, entre Portugal, Andorra y España. Dos años después, en Lima, Perú, se alzó con la victoria en el Campeonato Iberoamericano. Representó, en su etapa senior, a España, en diversos europeos y mundiales, con muy buenas actuaciones. Pero, sin duda, su gran eclosión se produjo en su etapa máster. En 1989, en Sao Paulo, Brasil, en 1990, en Benidorm, y, en 1992, en Ankara, Turquía, quedó subcampeona del mundo, en 1993, en Torrevieja, se hizo con la victoria.
Ana Rosa Estepa, compitiendo en el mundial máster.
El culturismo le salvó dos veces la vida
 La frase de Ana Rosa es categórica: “gracias a los entrenamientos me he salvado dos veces de la muerte”. En 1991, cuando se estaba preparando para el mundial máster, tuvo de nuevo otro accidente de tráfico, gracias a que estaba en una forma física espectacular salvó su vida. Aunque tuvo unos días de parón siguió con su preparación, alcanzando un meritorio 5º puesto en el mencionado mundial de Lisboa.
Hace unos años, pasó unos días, en Jaén, en la casa que se acababa de hacer su hermano que aun le faltaba algún detalle por rematar, como la barandilla de la escalera. Ana Rosa tuvo un accidente doméstico, teniendo la mala suerte de caer por el hueco de la mencionada escalera. Se hizo 5 hernias de disco, y los pies se los tuvieron que reconstruir. Todos los especialistas médicos llegaron a la misma conclusión: la masa muscular le salvó de la muerte.
Paloma Ramos, Ina Lopulissa y Ana Rosa Estepa, mundial de Puerto Rico.
Ana Rosa Estepa, un ejemplo de superación
 Hoy, Ana Rosa Estepa, sigue entrenando, llevando una dieta sana, manteniendo una gran forma física, y demostrando, sin duda, por su profesionalidad, conocimiento, fuerza de voluntad, historial deportivo y gran corazón, que sigue siendo la verdadera Reina del culturismo español.
  
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*