Alertan de anomalías en el concurso de RTVE, por @FeSPeriodistas

Teledetodos, la FeSP y AUC piden que el proceso para renovar la Presidencia y el Consejo de Administración sea transparente y basado exclusivamente en los méritos de las candidaturas.

El grupo de estudios de comunicación Teledetodos, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) y la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) han llamado la atención sobre diversas anomalías e incoherencias que han detectado en el concurso público convocado para renovar la Presidencia y el Consejo de Administración de RTVE. "Todavía se está a tiempo de enmendar los errores y conseguir que este procedimiento sea transparente de verdad y basado exclusivamente en criterios de mérito de las candidaturas que se han presentado", han indicado.

Representantes de esas tres organizaciones -entre ellos, el secretario general de la FeSP, Agustín Yanel- publican hoy un artículo en el diario Elmundo.es (http://www.elmundo.es/opinion/2018/08/26/5b817741268e3ec9738b462f.html) en el que piden que esas anomalías sean resueltas. "Si no lo hacen quienes tienen este proceso en sus manos -el Comité de Expertos, la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control de RTVE y los Grupos parlamentarios de las Cortes-, existe el peligro real de que una oportunidad histórica como ésta se convierta en una pantomima en la que prevalecerán los intereses partidistas camuflados más que la defensa de una radio televisión pública estatal independiente, que cumpla su papel de servicio público como se merece la ciudadanía", señalan en el texto.

Los firmantes del artículo constatan que se han presentado para el nuevo Consejo de Administración varias personas que han pertenecido al último Consejo. La Ley 17/2006 de la radio y la televisión de titularidad estatal establecía que el mandato de los consejeros no sería renovable. Pero la nueva Ley 5/2017, que es la que ha establecido la obligación de convocar el concurso público, prevé en una disposición transitoria que para la primera renovación de ese órgano sus consejeros sí podrán ser renovados en el cargo.

"Parece un contrasentido que determinados exconsejeros que han estado durante años en ese órgano de manera oficial y otros tantos de manera interina pudieran perpetuarse en el cargo, cuando el espíritu del legislador de la ley de 2006 era claramente que este tipo de cargos fueran temporales. Parece cumplirse el dicho de que 'quien hace la ley hace la trampa”, explican.

Consideran un error que se haya publicado oficialmente el baremo con el que se puntuarán los méritos de las candidaturas después de que ya se conocían los nombres de varias personas que se han presentado.

En el artículo critican que se haya decidido que, al valorar el currículum de cada aspirante, el Comité de Expertos no tendrá en cuenta sus méritos por titulaciones ajenas al Periodismo ni su experiencia en actividades profesionales de gestión en otros ámbitos empresariales distintos a ese sector, mientras darán una prioridad excesiva al tiempo que hayan trabajado en RTVE .

Esos criterios de puntuación, según explican, van a hacer posible que en el caso de dos candidatos con perfiles similares y un alto grado de cualificación, uno de ellos resultará perjudicado si no ha ostentado altos cargos en RTVE, aunque haya ocupado importantes puestos de gestión en otras empresas.

"Todo parece indicar que, si el concurso público sigue adelante superando eventuales citas electorales, esto sólo será el principio de una carrera de obstáculos en la que algunos elegidos corren equipados con mejores zapatillas y a la espera de que los expertos pasen el testigo a los grupos políticos, cuyas mayorías determinarán quiénes serán los finalistas y la nueva persona que ostentará la Presidencia, tras intrincados y laboriosos pactos que ya no serán sometidos al escrutinio público", añaden.

"Ésta podría ser la última oportunidad para la Corporación RTVE, puesto que estamos en un momento de incertidumbre e inestabilidad para el conjunto del sector audiovisual. El Congreso y el Senado tienen una oportunidad histórica para asentar una Radiotelevisión Española, multimedia y multiplataforma, que destaque el significado y el sentido de unos medios de comunicación públicos de ámbito estatal. De ahí la importancia de que este concurso público no defraude en las fases que quedan por cubrir, en su propio proceso y en la objetividad y ponderación de una decisión final que deberán dar prueba de que la CRTVE ha dejado de ser un instrumento partidista para pasar a ser una institución reconocida como de máxima utilidad y capaz de generar una cultura de pertenencia y ser motivo de orgullo para el conjunto de la sociedad", concluyen.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*