Adiós, Esperanza, ¿adiós?, por Javier Astasio



Qué queréis. No me lo acabo de creer. Sin tantas las veces las veces que ha mentido esta señora, son tantas las que ha dicho adiós para luego volver que, cada vez que la escucho, me viene a la cabeza aquella frase de los indios de las películas de los cines de sesión continua de mi barrio "mujer blanca hablar con lengua de serpiente".
La condesa nos contó al borde de las lágrimas hace años que estaba gravemente enferma y se dejó fotografiar a la entrada del Hospital Clónico, incluso "se dejó" hacer una "furtiva" foto en la camilla que la trasladaba por los pasillos del centro, una foto que sólo pudo haber hecho alguien cercano a alela y de la que, pese a las amenazas de denuncia, nunca supimos el origen. Una foto que, pese a todo, apareció en todos los medios y sirvió para victimizar a la neocondesa y para certificar su enfermedad. 
Y, todo esto, a las puertas de unas elecciones autonómicas, las penúltimas, en las que nuestra "amiga" arrasó y arrancó, como si no hubiera un mañana, unas elecciones en las que se desbordó el escándalo de la Gürtel, salpicando a algunos de sus más íntimos colaboradores, a los que, como un Pedro asustado negó, no tres, sino tantas veces como le convino para salvar su pellejo. Fue también la legislatura de Eurovegas, un proyecto con el que, en plena crisis, iba a regar la comunidad de Madrid de puestos de trabajo y de riqueza. Un proyecto que, enseguida se vio que iba a quedar en nada, pero que, gracias a la tibieza de los socialistas, temerosos de pinchar el sueño, sobrevivió con respiración asistida, hasta que, al final, fue ya imposible ocultar la verdad.
Pero, para entonces, la consagrada Houdini en que se ha convertido nuestra "amiga" ya había alzado el vuelo, para hacernos creer, en un primer momento, que se iba para disfrutar de su familia y a un "modesto" puesto de funcionaria. Y, sin embargo, otra vez nos sorprendió fichando para una empresa de "cazatalentos", ella que ha tenido la rara habilidad de rodearse de personajes corruptos, algunos ya en prisión, como Francisco Granados, sin haber sospechado nunca, al menos eso dice, de sus turbios negocios y tejemanejes. Por ese "puesto de trabajo", Aguirre ganó tal cantidad de dinero, lo supimos por su declaración de la renta, que, ni fichando al mismísimo Edison con sus patentes, la cosa sería rentable. Así que cabe esperar que algo hizo a cambio.
Fue también en esa legislatura cuando impuso sus nombres en el consejo de Caja Madrid, aceptó que Rodrigo Rato se impusiera a su fiel Nacho González y urdió todos los nombramientos de cargos y vocales que el escándalo de las tarjetas "black" tan bien ha retratado y que dieron cobertura a todas las decisiones que acabaron por hundir la mayor caja de ahorros del país, incluyendo el escándalo de las preferentes y la no menos escandalosa salida a bolsa.
Quizá por eso, la neocondesa aceptó bajar un escalón y se avino a presentarse como candidata a alcaldesa en las recientes elecciones municipales. Eligió pisar otro terreno, quizá porque tenía ya demasiado pasado en la Puerta del Sol y alguien podía recordar los recortes en Sanidad, Educación y ayudas sociales, y Rajoy, su enemigo íntimo, accedió, quizá también pensando en que, tanto si se estrellaba como si no, acabaría dejando la dirección del partido en Madrid. Y, pese a sus malas artes en la campaña, se estrelló.
Ayer, después de quedarse sin la vara de alcaldesa y sin los presupuestos que tan felices han hecho a tantos amigos y conocidos, anunció que convocaría un congreso extraordinario en el PP madrileño y que no se presentaría a él. Curiosamente, sus vecinos de Génova 13 no aplaudieron la decisión y se mostraron contrarios a que lo convoque. Quizá, porque sospechan que lo que quiere doña Esperanza, al adelantarse al congreso nacional del partido, es presentar su candidatura como alternativa a Rajoy, más ultramontana y radicalmente conservadora. 
Es por eso, porque se ha pasado la vida mintiendo, por lo que me permito poner en duda que Aguirre haya dicho definitivamente adiós.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*