Adiós a Santiago Carrillo, por José Manuel Padilla Ruiz (@jmpadillar)

FOTO. Santiago Carrillo en un homenaje a las Brigadas Internacionales. CADENA SER


José Manuel Padilla Ruiz.Periodista

El que fuera histórico referente del Partido Comunista, Santiago Carrillo ha fallecido hoy en su domicilio madrileño.

La capilla ardiente ha instalado en el Auditorio Marcelino Camacho de CCOO en la capital española. 

Carrillo no dejaba indiferente a nadie. Una figura clave de la Transición española, fue un dirigente referente de la izquierda española.

Un hombre de Estado, que supo estar a la altura de las circunstancias, junto con el que fuera primer presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, con quien guardaba una gran amistad.

Santiago Carrillo nació en Gijón en enero de 1915, hijo de un sindicalista. Posteriormente se mudó a Madrid, donde, desde 1928, militó en las Juventudes Socialistas y fue secretario general de la organización unificada con las comunistas (JSU).

En julio de 1936 se afilió al PCE y defendió la República en el Frente de Madrid.

El que fuera dirigente comunista ha recibido homenajes diversos de las distintas fuerzas políticas.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lamentado la pérdida de una "personalidad fundamental" en la reciente historia de España.

Por su parte, el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha trasladado  el "agradecimiento" de todos los socialistas por su papel "clave" para la construcción de la "modélica" Transición española. 

Las Juventudes Socialistas también han aportado sus condolencias a la familia de Santiago Carrillo.

Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida,  ha subrayado "el compromiso" del dirigente comunista con la "justicia, la democracia y la igualdad" y su figura, ha destacado, "anima a todos y a las generaciones futuras a seguir en el "compromiso" de defender los valores de la izquierda".

La figura de Santiago Carrillo será recordada por todos los amantes de la Democracia y los valores de Justicia, Libertad e Igualdad.

Descanse en paz.


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*