Abusar de los derechos, por Javier Astasio

 
Resulta curioso oír hablar de derechos a quienes históricamente se han encargado de arrebatárselos a la sociedad una y otra vez y con quien, cuando no le queda otro remedio que convivir con los de los demás, los de todos, siempre le vienen grandes, siempre excesivos. Lo de regular, evidentemente a la baja, el derecho a la huelga de los trabajadores es una cuenta vieja cuenta del "tea party madrileño" que, ahora que ve que aun conservando todo el poder, pierde popularidad a borbotones, tiene prisa por saldar.
El espíritu ultra liberal y la mentalidad de empresa del gobierno de la Comunidad de Madrid, tan lejos de sus obligaciones para con los ciudadanos a los que dicen servir, casan muy mal con las únicas herramientas que les quedan a los trabajadores para defenderse de las arbitrariedades que siempre, pero más en tiempos de crisis, les toca sufrir. En esto, Ignacio González no hace más que seguir la plantilla de comportamiento que ya dejó establecida su antecesora y todavía jefa en el Partido Popular, Esperanza Aguirre.
Por eso, también en esto, quiere cambiar las reglas de juego Ignacio González -me sigo negando a nombrarle sólo por el apellido, porque en la política española ya hubo un González y nada tiene que ver con él- está empeñado en desmontar y vender lo que nos resta de Estado de Bienestar en el tiempo que le dure la presidencia sobrevenida tras la renuncia de Esperanza Aguirre, que nunca ha dicho que no vaya a volver a lo que considera su finca, una vez hechas las incómodas e impopulares reformas.
Después de una larga campaña contra los sindicatos, emprendida ya por Esperanza Aguirre, y a la vista de que las protestas y huelgas en sectores vitales para los ciudadanos, como la sanidad o el transporte, o en Telemadrid, clave para el autobombo del gobierno, Ignacio González ha comprobado que, pese a las molestias que causan a los ciudadanos, los trabajadores cuentan con la simpatía de los ciudadanos, entre otras cosas porque lo que se juegan unos y otros es vital, no ya para los mismos trabajadores, sino para todos los ciudadanos.
Por eso, el presidente madrileño se empeñó ayer en cargar otra vez contra los sindicatos y el derecho a la huelga. Por eso habló de abusos, por eso él, que ve a los pacientes como unidades de negocio y a los transportes como instrumentos de propaganda electoral a traspasar después a amiguetes, por eso, él que se quedó sin poder televisar su mensaje de navidad, habló de regular el derecho de huelga.
Pues que sepa el señor don Ignacio González que los trabajadores en huelga están pagando con su salario los días en que hacen huelga y que sepa también que, una vez reconocido por la Constitución como lo está, el único abuso contra el derecho de huelga que cabe es el de recortarlo como pretenden.
Quizá lo que querría Ignacio González es un rebaño de corderos que desconcertados y asustados se dirijan al matadero. Yo prefiero a los trabajadores defendiendo lo que es suyo y es de todos y el PP nos quiere arrebatar.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*