A ti que te fuiste hace tanto tiempo, por @raqueltejero_

A ti que hace tiempo hiciste la maleta y cogiste aquel avión. A ti que tantas veces dejaste a tu familia llorando en el aeropuerto. A ti que un día decidiste vivir una vida diferente a todo lo que te rodeaba. A ti que descubres cada día como tu mente se ha abierto tanto que asusta. A ti que cada día ves más reducido el grupo de amigos de los que te separan miles de kilómetros y que reforzaste tu actitud a base de limpiar platos en un lugar en el que nunca te viste cuando empezaste tu carrera. Para ti va esta carta.
Porque ahora eres más fuerte, ahora conoces más mundo y has conocido gente que nunca saldrá de tus entrañas. Porque cuando tu familia está lejos todas tus relaciones se construyen a ritmo vertiginoso.
No sólo has aprendido un idioma, si no que te has dado cuenta de que el turrón sabe aún mejor si lo recibes en una caja convertida en uno de los intentos de tus padres de hacerte sentir cerca. Porque tener televisión en casa es ahora  un lujo que no puedes permitirte y las Navidades te dejan un sabor agridulce que ni tú mismo entiendes. 
De repente has aprendido a cocinar, al menos esa tortilla de patata que nunca te saldrá como la que hace tu madre. De repente te has dado cuenta de que el trabajo duro te hace un poco más invencible. De repente recibir una postal de un ser querido es capaz de alegrarte un día entero.
Porque en estas fiestas, que posiblemente no son las primeras ni serán las últimas que pases lejos, te revuelves en tu cama dándole vueltas a lo mucho que ha cambiado tu vida.
Porque tú, como yo, recuerdas que hace ya muchos años alguien te dijo que tener una carrera aseguraría tu futuro. Ahora sabes que no es tan fácil, pero tampoco te lamentas de la decisión que tomaste al cambiar tu rumbo.
Ahora que tu cabeza funciona en dos idiomas y que conoces las diferencias culturales, y que tus mensajes de texto tienen una mezcla de inglés y español. Ahora que tus compañeros de trabajo han aprendido gracias a ti a chapurrear un “hola” o un “quiero una cerveza” que no puede hacer otra cosa que sacarte una sonrisa.
Ahora que Skype se ha convertido en una herramienta del día al día y que escuchas a tus padres preguntarte en cada ocasión las mismas cuestiones. Ahora que sabes que tus amigos son tu familia y que incluso sabes hacer todos esos papeleos que antes tu padre hacía por ti.
Ahora que cantas flamenco y dices “ole”, solamente por ser español. Ahora que guardas dentro esa mezcla de orgullo y rabia por proceder de donde procedes. Ahora que pagas las tapas, y que has cambiado la caña por la pinta.
Porque ahora no sabes que palabra utilizar en vez de “busy” o “cash”. Porque ahora entiendes que tu padre te dijese tantas veces  “apaga la luz que la electricidad cuesta dinero”.
Porque ahora eres un extranjero en una tierra que ya sientes tuya y es tuya ya toda esa gente que tan extranjera te parecía.

Por todo eso quiero desearte que pases una muy feliz Navidad, incluso sabiendo que es más que probable que te toque trabajar ¿Quién te lo iba a decir?

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*