A relaxin’ cup of cicuta, por Javier Astasio



Como hiciera hace veinte siglos el cordobés Lucio Anneo Séneca ante la pérdida del favor de Nerón. Ana Botella de Aznar se tomó ayer ante las cámaras, los micrófonos y los flashes que tanto amó la cicuta de la renuncia ante el abandono del emperador de la calle Génova que la considera, como todo el que tenga ojos, un lastre para las aspiraciones del PP de no estrellarse también en Madrid en las próximas elecciones.
Pocos fracasos recuerda este país tan estrepitosos como el de la esposa de Aznar, metida con calzador en la candidatura de Alberto Ruiz Gallardón, para ser catapultada en un futuro nada improbable a la alcaldía. Quien allí la colocó sabía de las ambiciones del hoy desenmascarado ministro de Justicia, que no dudaría en dejar el sillón y las promesas debidas a los madrileños en cuanto s ele presentase la más mínima posibilidad de pisar la moquete de la Moncloa. Y acertó. Gallardón perdió el culo, que diría un castizo, por sentir el peso de una cartera ministerial y se quedó, para mal de los españoles y especialmente de las españolas, con la de Justicia.
O sea, que fue así, de ese modo tan poco claro como Ana Botella llegó a la alcaldía de la ciudad más endeudada de España y quién sabe si de Europa sin haber sido nunca propuesta a los electores como alcaldesa, lo que no debe servir de excusa para los muchos votantes exquisitos que quisieron creer en el Gallardón demócrata y progre, para tener así una coartada para votar a la derecha, una mala excusa, porque todo ciudadano debe saber que todo el que aparece en una lista electoral, por más remotas que sean sus posibilidades y en Santiago de Compostela lo saben, puede acabar siendo alcalde.
Es decir, por más que traten de ponerse a salvo renegando de ella, Ana Botella, la alcaldesa que ayer dijo adiós sin dimitir, la que ha arrasado la ciudad de Madrid, pretendiendo saldar la deuda de nuevo rico que dejó su faraónico antecesor, la que se puso tan en ridículo, poniéndonos de paso también en ridículo a todos los madrileños, con aquel histriónico "monólogo" del "relaxin' cup of café con leche" que hoy triunfa en las redes sociales.
Ana Botella, la que se presentó con abrigo de pieles y tacones a supervisar el esquirolaje a la huelga de trabajadores de la limpieza que apenas ganaban 800 euros; la que tuvo "los santos cojones" de darse por satisfecha con una rápida visita con foto a los familiares de las víctimas y heridos de la tragedia del Madrid Arena, en la que, luego se demostró, su ayuntamiento tenía mucho que ver, volviéndose a Portugal para proseguir con su relajante spa del puente de "todos los santos"; la que tiene Madrid, ya sin huelgas, más sucio que nunca; la que está cambiando las marquesinas, aún en perfecto estado, de los autobuses porque tras la empresa encargada de hacerlo está su yerno; la que ha "podado" hasta el límite de la imprudencia los presupuestos para limpieza, parques y jardines con las consecuencias tan terribles que están sufriendo los árboles de la ciudad que se caen de cuajo y han causado ya dos muertes y varios heridos.. Ana Botella se va, pero se queda, sin formar parte de nosotros, porque no ha habido, por razones obvias, alcalde, ella ha sido la primera mujer en el cargo, tan impopular como ella.
Se va abriendo el debate para su sucesión, todo un problema para el taimado Rajoy, pero se queda para comerse el marrón de hacerse responsable de los estropicios causados a la ciudad, por ella y, sobre todo, por la suicida gestión del megalómano Gallardón. Se queda para dejar a cero el contador de los agravios a los ciudadanos. Parece que le sustituirá otra mujer, una mujer que ya se habrá quemado en los ocho meses de debate que deja abiertos para que el PP encuentre un candidato y nada más, porque sólo un milagro o la más hedionda de las carambolas devolvería la alcaldía de esta ciudad hoy triste, desprestigiada y sucia al Partido Popular.
Esa ha sido quizá su pequeña venganza, tomarse la cicuta delante de todos y antes de tiempo.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*