A jugaaaaar..., por Javier Astasio

 
 
Hace ya tiempo que los otrora todopoderosos y respetados personajes  de la foto ya no se ríen como cuando fueron inmortalizados en ella para el panteón de los trúhanes. Eran otros tiempos, tiempos en los que, seguramente, bastaba levantar un teléfono o escribir un correo a la persona adecuada, para obtener el crédito urgente y salvavidas que permitía mantener pagar nóminas y mantener la ficción de una solvencia inexistente, mientras se coleccionaban coches de lujo y apartamentos en Manhattan.
 
Otros tiempos en los que llegamos a creernos los reyes del mambo, invitados a recoger las migajas de los grandes desfalcos organizados a la sombra del poder corrupto e aquí y de allá que, a cambio de financiación blanda, cuando no del perdón absoluto de las deudas hacían la vista gorda ante la orgía repugnante que se estaban pagando con nuestros ahorros.
Uno y otro coincidieron de nuevo en la prisión de Soto del Real, donde supongo que, si se cruzaron, no tendrían ya ganas de sonreír como entonces. Uno y otro acabaron allí por razones distintas. Díaz Ferrán, el otrora presidente de la patronal CEOE, que, por cierto, le mantuvo en el cargo hasta que se vio en el riesgo de celebrar sus consejos en prisión, por haber rapiñado su empresa de viajes, no sin antes haber arruinado antes las vacaciones de centenares de inmigrantes ecuatorianos, a sabiendas de que sus aviones no despegarían. Blesa fue a Soto, y por dos veces, a cuenta del celo, quizá excesivo, del juez Elpidio, convenientemente castigado ya por su osadía, que investigaba la compra, torpe si no tramposa, de un banco en Florida, con el dinero, claro, de los clientes de Cajamadrid.
En fin, minucias una y otra cosa, si se comparan con el asunto que les lleva hoy a la sede provisional de la Audiencia Nacional, en la calle Prim, donde van a ser interrogados como querellados junto a  otros "presuntos" canallas por haber estafado a miles de clientes de las cajas que formaron Bankia, sobre todo ancianos y desinformados con más buena voluntad que otra cosa que confiaron sus ahorros a empleados que, siguiendo las consignas y los sucios procedimientos dictados por la cúpula de las cajas, les hicieron creer que era un depósito seguro lo que acabó siendo aún peor que jugárselos a la ruleta.
Hoy, al final de la mañana, uno y otros, así como otros consejeros, entre los que no faltarán hoy, mañana y pasado, que vergüenza, representantes de Comisiones Obreras, UGT y del partido socialista. Unos y otros tendrán que responder de lo que, ya no cabe duda, no fue más que la rapiña del dinero de gente, en su mayoría humilde e inocente, para tapar las consecuencias del despilfarro, el amiguismo,  la codicia y la desvergüenza de quienes únicamente aportaban como aval para alcanzar sus puestos el favor de padrinos poderosos o ser la cuota que correspondía a patronal, partidos y sindicatos por practicar el "sano" y productivo oficio de ver, oír y callar.
Hoy les toca a los primeros, mañana al resto, hacer el paseíllo y sufrir la ira de quienes, amén de haber perdido sus ahorros, aunque los hayan recuperado todos o en parte, se han dejado en estos años de vergüenza y olvido, especialmente a cargo de los medios de comunicación, jirones de salud y dignidad que sólo se verán compensados con la condena de todos estos, de momento presuntos, delincuentes.
Hoy les toca a Blesa, Díaz Ferrán y el ugetista Martín Pascual, hacer el paseíllo de la ira y de la vergüenza, así que "señores", a jugar, que, con suerte y si hay justicia, la cárcel y el tener que hacer frente a la responsabilidad por el daños causado, les esperan.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/
 
 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*