5 razones por las que la serie 'Élite' es un acierto y una droga muy adictiva, por @MartaLobera

La segunda serie española de Netflix (sin contar que Paquita Salas ha pasado a formar parte de la plataforma) ha llegado pisando fuerte, ya os comenté que estaba deseando verla. Esperábamos un culebrón adolescente y mamarracho y eso es exactamente lo que es, pero además tiene otros puntos fuertes y ha resultado ser una grata sorpresa.  Esta vez la plataforma de streaming sí que ha dado en el clavo (no como con el horror que es Las Chicas del Cable) y estamos ante lo que puede convertirse en todo un nuevo fenómeno del género adolescente.

Cuando se dio a conocer este proyecto reconozco que pensé mal, sobre todo viendo el despropósito que fue la ya mencionada Las Chicas del cable, la primera serie española de Netflix que en vez de dar un paso y hacer algo distinto, se limitó a ofrecer lo que cualquier canal generalista ya había hecho, pero con más presupuesto. Tenía mucho miedo de que hicieran otra serie anticuada, pasada de rosca y que no ofreciera nada nuevo al panorama español. Pero por suerte me he equivocado y en Élite se ha dado un pequeño paso más. Quizás no a nivel de historia (la originalidad brilla por su ausencia), pero sí es la primera vez que tenemos una serie de este tipo en nuestro país y eso siempre es un golpe de aire fresco. Cuando digo series de este tipo no me refiero al género (tenemos dos grandes referentes patrios: Compañeros y Física o Química), me refiero a que es mamarracha a más no poder, que no pretende ser una obra maestra, ni un estudio concienzudo de la adolescencia, eso lo hacen otras. Esto es un thriller juvenil,  exagerado, desenfrenado y muy adictivo. Y lo mejor es que sus creadores son plenamente conscientes de ello. Por eso vengo a deciros que no esperéis más y os dejéis llevar por esta historia de niños pijos contra pobres.

Elite Netflix
© Imagen: Netflix

1. Mamarracheo del bueno

Si disfrutaste como nunca con los líos de Gossip Girl, los giros cada vez más absurdos de Pretty Little Liars o los dramas entre alumnos ricos y becados de Rebelde Way, esta es tu serie. No estamos ante una copia de estas series, bebe de ellas, pero consigue su propio estilo. También encontrarás un aire al más puro estilo Por 13 Razones Cómo defender a un asesino. Un cóctel explosivo que hace que no puedas parar de ver la serie hasta el final.

Élite se desarrolla en el colegio Las Encinas, un centro de alto rendimiento académico al que solo pueden acceder las familias más acaudaladas. Sin embargo, un día llegan tres alumnos becados debido a que su colegio se ha derrumbado y han tenido que ser reubicados. Por supuesto esto no gusta algunos de los alumnos, que los ven como una amenaza al orden establecido en el centro. A eso le sumamos un asesinato y ya tenemos todos los ingredientes para engancharnos sin remedio. Por supuesto hay amores imposibles, drama, traiciones, muerte, drogas, sexo desenfrenado. Todo es muy exagerado y a veces hasta absurdo…¿qué más queréis?

2. Rompe algunos tabúes

Aunque haya ese mamarracheo que tanto nos gusta a algunos, Élite también toca algunos temas serios y lo hace bastante bien. En esta serie cabe tanto montarse una fiesta con drogas y sexo, como hablar de enfermedades como el VIH desde un punto de vista diferente y con el objetivo de acabar con los estigmas. También se habla de corrupción, religión, el choque de clases, etc. Puede que todo esto lo hayamos visto en otras series, pero no lo teníamos en una producción española de este tipo y eso es un paso adelante.

Élite Serie
© Imagen: Netflix

3. Personajes interesantes

No lo voy a negar, todos los personajes de la serie representan clichés que hemos visto ya mil veces en otras historias del estilo: el malote con corazón, la hija rebelde pero que necesita cariño, el buenazo, el graciosete, etc. Pero es verdad que al final vamos viendo algunos matices en casi todos ellos, tienen carisma y no resultan tan planos. Me quedo sobre todo con Marina, Ander, Omar, Guzmán y Nadia…pero me ha gustado mucho que prácticamente todos tienen su punto y ninguno encaja del todo en el molde del que parecen haber salido.

4. Reparto atractivo

Han sabido elegir muy bien al reparto y, aunque no estamos ante interpretaciones de lujo, todos los actores son perfectos para los personajes que encarnan. Hay rostros muy conocidos que ya tienen una importante legión de fans gracias a La Casa de Papel, como son María Pedraza, Jaime Lorente y Miguel Herrán. También está la mexicana Danna Paola, muy conocida en Latinoamerica. Y luego tenemos nombres que hasta ahora quizás no nos sonaban mucho, pero que seguro van a dar que hablar con el éxito de la serie. Por no mencionar que son todos tremendamente guapos y está bien alegrarse la vista.

Elite
© Imagen: Netflix

5. Está bien hecha

No solo es una droga muy adictiva por su historia de culebrón y sus giros inesperados, es que además es una delicia verla. Sus creadores Carlos Montero y Darío Madrona se nota que conocen el género juvenil (son los creadores de Física o Química y Los Protegidos respectivamente) y por eso han sabido introducir los elementos que siempre funcionan, pero dándoles un toque actual. Visualmente es un paso adelante para las series adolescentes en este país. Aquí es donde quizás se note más el presupuesto de Netflix, puesto que es evidente que se han esforzado (y han invertido) en hacer una producción de nivel. Ramón Salazar (La enfermedad del Domingo) y Dani de la Orden (El Pregón) son los encargados de la dirección.

En definitiva, en líneas generales estoy convencida de que Élite es todo un acierto y aquí sí han conseguido crear un producto que, aunque bebe de referentes y cosas que ya hemos visto muchas veces, ha conseguido su identidad propia y puede convertirse en todo un fenómeno. Es perfecta para maratonear y ya os digo que no hay otra manera  de verla que no sea toda del tirón, porque es tan adictiva que, es imposible verla poco a poco.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*