5 cosas para ser un perfecto caballero (aunque el mundo avance), por @naiaraparra

Que sí, que el mundo cambia, la igualdad entre hombres y mujeres es ya una realidad más que superada (o eso quiero pensar) y los roles entre los dos sexos ha dejado de tener diferencias, pero no nos engañemos, hay cosas que los hombres hacen que a las chicas nos siguen gustando, y no, no debéis cambiarlas.

1- Pagar el primer día
El primer dia que invitas a una chica a cenar, comer, merendar o tomar ganchitos en el banco de un parque no seáis racanos, invitad. No vengáis con el rollo ese de la modernidad y de que si somos iguales lo somos para todo y por tanto lo mejor es pagar a medias. No. Pagad vosotros. Un caballero que dice eso de: “A esta invito yo” queda bien, queda muy bien. No os preocupéia las mujeres del siglo XXI no somos tontas, y a la siguiente invitaremos nosotras pero el hecho de que un hombre tenga la iniciativa nos gusta.

2- Oler a hombre
Todas esas colonias que anuncian modelos perfectos están muy bien pero la mayoría no huelen bien. ¿Por qué pensáis que nos va a gustar que oláis más edulcorado que nosotras? No, no mola, pero ¡ojo! que no hay que confundirse con no oler bien. Los hombres tienen que oler a limpio, varoniles pero con clase, vamos la oler que te viene a la cabeza cuando ves a Don Draper (quitando la olor a tabaco y alcohol, claro está).

3- Decir “yo lo arreglo”
Las mujeres sabemos de bricolaje y sabemos areglar un enchufe y empapelar una pared, pero nos aburre profundamente, por eso es estupendo cuando un buen hombre se presta a desatascar la cañería, arreglar el armario o colgar un cuadro. Te evita tener que hacerlo y oigan, que fuerte parece un hombre subido a una escalera usando el taladro.

4- Hacer reír
Que sí, que vuestras hazañas molan, que tener un doctorado y siete másters impresiona, y haber subido el Everest, curado el sarampión e ido a Siberia con Greenpeace para concienciar del cambi climático es lo más pero eh, ¿me río con esas historias? Porque si no me río ni 10 minutos ya puedes haber pisado la luna que me dará igual, dejad de contar vuestras maravillas y simplemente haced que lo pasemos bien, en serio, no es tan difícil.

5- No nos presentéis a vuestros padres
Aquello de que los tíos nunca quieren conocer a los padres ni presentar a los suyos se esta perdiendo, y ¿por qué? ¡Si era perfecto! A menos que vayamos a casarnos o llevemos un lustro saliendo no necesitamos conocer a todos los miembros de vuestra familia. Que no es que no os queramos o que no nos vayan a caer bien, es simplemente que pasar todos los domingos comiendo con vuestros padres y tener que soportar a niños en todas las fiestas de guardar no nos apasiona mucho. No os precipitéis, ya habrá tiempo de pasar tiempo en familia.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*