3 de Mayo: Libertad de prensa bajo mínimos, por @FeSPeriodistas

La FIP dice que no hay “libertad de prensa cuando los periodistas viven y trabajan con miedo” y propone una Convención Internacional de Seguridad.

En el 25° Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la FeSP, expresa que “el reciente aumento de la violencia contra periodistas es un claro recordatorio de que no puede haber libertad de prensa cuando los periodistas viven y trabajan con miedo.

La FIP ha registrado la muerte de 32 periodistas y personal de los medios hasta el momento en 2018, con una relación escalofriante de dos periodistas muertos cada semana. La FIP cree que la crisis de seguridad en los medios exige una acción global contra la impunidad del crimen contra periodistas e insta a los gobiernos mundiales a comprometerse con la defensa de la libertad de prensa respaldando la propuesta de la FIP de una Convención Internacional sobre seguridad e independencia de periodistas y otros profesionales.

La encuesta anual de la FIP entre sus afiliados sobre las violaciones de los derechos y libertades de los periodistas para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa de 2018 mostró un alto número de casos donde los periodistas han sido intimidados, atacados, encarcelados y asesinados mientras la impunidad sigue siendo superior al 90%.

Varios informes de afiliados describen un aumento en la violencia contra periodistas en todo el mundo desde el 3 de mayo de 2017.”

Tras describir las fatales agresiones de los últimos meses, la FIP agrega que “es necesario contar con un mecanismo que brinde rendición de cuentas y su propuesta de Convención Internacional sobre Seguridad e Independencia de los Periodistas y Otros Profesionales de los Medios ofrece un camino a seguir.

La nueva Convención establecería por primera vez estándares vinculantes que crearían salvaguardas específicamente para periodistas y trabajadores de los medios. Proporcionaría una codificación de todas las normas aplicables en un solo instrumento, que reuniría disposiciones tanto sobre derechos humanos como sobre derecho humanitario. Incluiría: la obligación de proteger a los periodistas contra ataques a su vida, arrestos arbitrarios, violencia y campañas de intimidación, la obligación de proteger contra las desapariciones forzadas y el secuestro (por agentes estatales o actores privados), la obligación de llevar a cabo investigaciones efectivas interferencias y llevar a los perpetradores ante la justicia. Intensificaría el escrutinio internacional sobre los ataques contra periodistas y ayudaría a las autoridades nacionales a comprender sus obligaciones internacionales, actualmente fragmentadas en varias disposiciones de tratados y jurisprudencia y llevar a los perpetradores ante la justicia; en el contexto del conflicto armado, la obligación de tratar a los trabajadores y las instalaciones de los medios de comunicación como civiles (y por lo tanto objetivos ilegítimos) y realizar operaciones militares con la debida diligencia.”

Philippe Leruth, presidente de la FIP, culmina señalando: " No podemos celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa sin pedirle al gobierno mundial que asuma su responsabilidad de garantizar la seguridad de nuestros colegas. La libertad de prensa exige que los periodistas puedan trabajar sin miedo; se trata del derecho del público a ser informado por un medio independiente y libre. La convención internacional establecería por primera vez normas vinculantes que apoyarían la seguridad de nuestros colegas en el cumplimiento de su deber ".

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*