Javier Astasio
Blogueros

Falta humanidad, por Javier Astasio

 
 
Difícilmente puede haber algo más frustrante para un padre de familia que ver partir a sus hijos con el hatillo en busca de un futuro que la familia no le puede dar. Por eso, si, como pretenden que creamos, la patria es -eso nos cuentan con grandilocuencia- una madre protectora para sus hijos, en estos días aciagos, la patria y sus gestores deberían sonrojarse de vergüenza al ver como lo más granado de su juventud se ha visto obligada a hacer las maletas, ahora con ruedas y no de madera o cartón como las de sus abuelos, para ir en busca del futuro que aquí se les niega.
Al menos eso pensaba yo hasta que ayer escuché al inefable Esteban González Pons, una especie de supositorio grasiento y escurridizo que el Partido Popular, su partido, carga cada fin de semana con el principio activo de lo peor de su ideología para que nos lo administre hierática y cínicamente, con su cansina voz de fraile, ante los micrófonos y las cámaras de turno. Lo digo porque este prodigio de la naturaleza que es el vicesecretario general de Estudios y Programas nos dio ayer toda una lección de geografía al hacernos saber que salir de España para buscar trabajo, si es a Europa, no es ir a trabajar al extranjero, sino quedarse en casa.
Toda una lección para un paleto como yo que sólo a duras penas podría hacerme entender en Francia y una parte de Bélgica y todo un mito que se viene abajo para alguien que, después de tantos años, aun siente mariposas en el estómago cuando cruza, aunque sea sin necesidad de detenerse, cualquier frontera.
Qué distinta la fábula que nos contó ayer González Pons del realismo social de Enrico Letta, primer ministro italiano, que, casi al mismo tiempo, pidió perdón a los italianos que se han visto obligados a emigrar y que atribuye tal desgracia a las políticas de gobiernos que "durante años han eludido sus responsabilidades". Las palabras de Letta no eran un dislate improvisado sino que formaban parte de la carta de respuesta del jefe de gobierno italiano a otra carta, publicada el día anterior, en la que un ciudadano se quejaba de que sus amigos hubiesen tenido que, para encontrar trabajo, han tenido que marcharse de "país moribundo, sin esperanza y sin futuro".
Qué distinta, insisto, la actitud de Letta de la de nuestros gobernantes que una y otra vez insisten en disfrazar la realidad envolviéndola con palabras tan falsas como vacías, para hacernos creer que los problemas no lo son, sin darse cuenta de que, con ello, no sólo impiden hallar una solución para los mismos, sino que aumentan el dolor y la frustración de quienes los sufren en sus carnes.
Estoy seguro de que aquí, en España, ningún político lee las cartas al director de los periódicos, pese a que la experiencia me dice que muchas de ellas dicen más de la situación del país que todos los telediarios del día. Para qué leerlas, para qué contestarlas, si disponen de sus púlpitos electrónicos para impartir doctrina siempre que quieran. Para qué entrar en un debate que nunca ganarían. Cómo no ignorar la reflexión de un ciudadano en solitario, si se han acostumbrado a menospreciar cuando no a ignorar huelgas y manifestaciones multitudinarias.
Es mucho más práctico ensanchar los límites del país, de "casa", hasta donde sea menester. Es mejor encomendar la solución a la virgen del Rocío y disfrazar la frustrante necesidad de emigrar de nuestros jóvenes como "espíritu aventurero", sin pararse a pensar que, con su salida de España, estamos perdiendo el dinero y el esfuerzo que ellos y, con ellos, todos nosotros hemos invertido en su formación.
A veces cuesta mucho sentirse parte de un país en el que los gobernantes no sienten ni padecen por lo que les ocurre a los ciudadanos. A veces echo de menos un poco de humanidad en quienes nos dicen que todo lo hacen por el bien común. Cómo se nota que la mayoría de quienes están en política, cuando salen de ella tienen  siempre una poltrona en la que descansar su culo. Falta sensibilidad y falta humanidad, porque falta el realismo valiente que hace falta para desarrollarlas.
 
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

...

Blogs

¿Los hombres son todos iguales?, por @MilagroMendoza

Una de las situaciones màs desvastadoras es la desiluciòn amorosa. Las expectativas no cumplidas, el rompimiento o el abandono sin explicaciòn alguna hace muy dificil la recuperaciòn emocional en la persona abanonada o traicionada.
 
El silencio màs que un latigo de la indiferencia, es la prolongaciòn de la herida causada.
Alejarse sin un porquè es una conducta cobarde e inmadura. Muestra el irrespeto a la otra persona.
 
Toda persona necesita realizar el cierre de las situaciones pasadas. Cuando quedan rendijas abiertas el proceso de recuperaciòn se trunca por la falsa expectativa de recuperar lo pèrdido. mina la autoconfianza de la ex pareja, y se inicia un ciclo de repetir la misma experiencia, con distintos personajes. De alli surge la frase: "Todos los hombres son iguales".
 
En este punto, es vàlido preguntarse: ¿Porque repito una y otra vez la misma experiencia? ¿acaso no significa que el hombre es irresponsable y le gusta flirtear sin amar?.
 
Tal pensamiento, con el correr del tiempo se instala en una creencia atrincherada. Y el repetir, la misma experiencia, parece dar la razòn a quien termina creyendo que los hombres son todos iguales.
 
Una decepciòn amorosa es siempre una herida que sangra cuando se desconoce el por què fallò. Dificil de superar, por las esperanzas de la reconciliaciòn, y el dolor inflingido. Aumentando la angustia, la confusiòn y las conductas repetitivas ante situaciones similares.
 
La primera reacciòn de la persona con el corazòn roto, en este caso, el de la mujer. Es llenar ese vacio con otra persona. "Un clavo saca otro clavo" dice el refràn popular. Sin embargo, aqui no es valedero.
 
Luego de una decepciòn amorosa es importante comprender lo que paso y el porquè. De lo contrario, se repetiràn situaciones que actùan como espejo para ser reparadas o reestructuradas cen la vida.

El espejo sirve para apreciar la belleza fìsica, o atributos, asi como las debilidades que requieren atenciòn para presentar una imagen agradable. En la vida, aparecen situaciones o personas que como espejos revelan la actitud y el proceder la persona ante ciertas situaciones, como: relaciones de pareja, laborales o de amistad.
 
En las relaciones de pareja, las personas o situaciones espejo descubren ante la persona perspicaz sus debilidades, el tipo de apego y manera de relacionarse con otra persona. Detectar si es manipulable o el manipulador, obsesivo o celoso, las respuestas emocionales discordantes son reveladas en estas relaciones.
 
Es un error entrar a una nueva relacion sin sanar las heridas pasadas. A la nueva persona se le pasa la factura que pertenece a otro. El negarnos admitir nuestra responsabilidad o las fallas propias por concentrarnos en las de la ex pareja son el caldo de cultivo para repetir la misma historia.

Las experiencias pasadas se superan.

 
Sanar la misma herida abierta vez tras vez, es un proceso doloro y liberador. Libra del resentimiento, el odio, y la decepciòn.
 
Toda herida abierta, lleva su tiempo para sanar y forma una costra que  luego se limpia, dejando una cicatriz. Las heridas emocionales o del alma, nos dejan la cicatriz de la experiencia. ¿Amargura o sabiduria para detectar situaciones riesgosas y protegerse? Depende de tì.
 
La mujer que sana las heridas de un corazòn roto, antes de relacionarse, descubrirà que no todos los hombres son iguales.
 
 
Si requieres ayuda para superar una ruptura amorosa, contactame o a un psicòlogo federado.
 
Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com
Sígueme en Twitter @MilagroMendoza y suscribete al blog para recibir los nuevos artículos.

...