2 ausencias, 2, por Noelia Jiménez (@njimenez79)

Los dos pasaron por aquí sin ser uno más. Los dos fueron referentes de la tecla: ella las pulsaba; él hacía que el pulso ajeno sirviera de deleite a otros aún más ajenos. Los dos lucharon contra el cáncer. Y los dos se quedaron sin armas a los 54 años.

El periodismo y el cine se han quedado hoy sin dos de sus grandes nombres: Concha García Campoy, maestra de plumillas, y Jesús Robles, editor y cofundador de la librería Ocho y Medio junto a María Silveyro.

De Concha puedo decir poco que no digan quienes la conocieron mejor. Ya conté que su manera de anunciar que tenía leucemia fue un ejercicio más de dignificación del periodismo por su parte y solo añadiría que se lleva con ella un modo de ejercer la profesión con elegancia, mesura y señorío difícil de ver en tiempos de medianías.

De Jesús tampoco puedo hablar mucho. Tan solo decir que le traté tres veces y me abrió las puertas de su casa y de su agenda como si nos conociésemos de toda la vida. Él y María nos pusieron la alfombra roja para que Javier Arroyo fotografiase a Miguel Abellán en Paseíllo literario. Y no encuentro mejor forma de rendirle tributo que con esta imagen, que retrata su amor por el cine tanto como su generosidad.

Miguel Abellán en la librería Ocho y Medio (foto incluida en la exposición Paseíllo literario, © Javier Arroyo).

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*