2 años después del Charlie Hebdo, los caricaturistas bajo presión, por Reporteros Sin Fronteras (@rsf_es)

En vísperas del segundo aniversario de la masacre en la redacción del Charlie Hebdo, Reporteros Sin Fronteras (RSF) y asociaciones de caricaturistas de prensa, entre ellos Cartooning for Peace (CFP), rinden homenaje a los caricaturistas que con sus dibujos defienden la libertad de información.

Sus trazos pueden valerles violentas represalias. Los caricaturistas que trabajan para la prensa a menudo pagan cara su ironía y su impertinencia. Son verdaderos barómetros de la libertad de expresión, pues las amenazas que sufren nos muestran el estado de la democracia en épocas de inseguridad y disturbios. Es difícil decir si después del atentado contra Charlie Hebdo, ocurrido el 7 de enero de 2015, en el que fueron asesinadas 12 personas, los caricaturistas corren mayores riesgos. En cualquier caso, continúan padeciendo presiones políticas, religiosas y económicas. Censura, despidos, amenazas de muerte, acoso judicial, agresiones y hasta asesinatos: los ataques se multiplican contra un gremio que, claramente, se encuentra amenazado.

“Desde la tragedia del Charlie Hebdo, numerosos caricaturistas viven bajo la presión del poder político, religioso, económico y de grupos no estatales”, afirma Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras. “A menudo, la ofensa a la religión sirve como una herramienta de censura política. Es fundamental recordar que la legislación internacional protege a los caricaturistas, puesto que permite la expresión y difusión de información, incluso si ésta puede llegar a escandalizar, ofender o molestar”, añade.

Leer más

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*