Turquía: 107 periodistas encarcelados y 2.500 despedidos, por @FeSPeriodistas

 

Tras una pausa de dos años, el régimen de Recep Tayyip Erdogan ha convertido el país en "la mayor cárcel del mundo de periodistas” y con una muy baja calificación en libertad de prensa y transparencia según los distintos índices internacionales.

El Estado de emergencia declarado en Turquía tras el intento de golpe de Estado del 15 de julio, y los decretos emitidos por el gobierno presidido por Recep Tayyip Erdogan han generado varias prácticas ilegales y excesos como cierres de medios, detenciones y arrestos entre los miembros de la Comunidad Gülen y los medios kurdos. La Federación Europea de Periodistas (FEP) se hace eco en su página web del informe de Seguimiento de Medios BIA 2016 correspondiente al periodo julio-agosto-septiembre de 2016 que revela la diversidad y amplitud de las intervenciones administrativas y judiciales en los medios de comunicación. En el tercer trimestre del año hay 226 periodistas que se enfrentan al riesgo de una cadena perpetua y a 2.235 años y 4 meses de prisión.

El informe también refleja que 107 periodistas han sido encarcelados, 78 más están bajo custodia y que durante el estado de emergencia se han revocado 775 credenciales de prensa y 49 pasaportes. En estos tres meses, se han tomado medidas contra 22 periodistas por «difamación del presidente» o «difamar a Erdogan». Dos de ellos han sido condenados a una multa de 3.130 euros para cada uno. El informe también muestra que, en comparación con el anterior trimestre, el número de periodistas detenidos ha aumentado de 24 a 107, las detenciones de 49 a 78 y los despidos de 45 a 2.500.

Durante estos tres meses, las demandas presentadas contra periodistas por supuestas vulneraciones del Código Penal y de la Ley Antiterrorista turcas han continuado. Los cargos presentados van desde «ser miembro de una organización armada», «colaborar con una organización ilegal» o «la formación y el control de una organización ilegal». La mayoría de los periodistas encarcelados, 71 de ellos, trabajan para medios de comunicación de la comunidad Gülen y otros 29 pertenecen a medios kurdos.