Crítica teatral de ‘Los hijos de Kennedy’, por Irene Lopez Navarro (@IreneLN)

 
La decepción de un obra que parece estar en una eterna pausa y con la que no conecté pese a contar con actores y una dirección de lujo.



En esta ocasión, he de apuntar directamente al texto de Robert Patrick como el mayor problema. Monólogos inconexos de cinco personajes que nos cuentan en primera persona su experiencia, vivencia, pensamientos y sueños durante los años 60´s. Unos monólogos en un bar y que suceden diez años después de todos los acontecimientos que cada personaje nos relata.

La guerra y sus secuelas, la muerte de Marilyn, el movimiento hippy, el teatro underground, las drogas, la paz y por supuesto el shock para la sociedad estadounidense tras el asesinato del presidente Kennedy... Son las lineas maestras de las experiencias que nos relatan.

Intérpretes excelentes cuyos personajes, no siempre hacen justicia... Salvo la brillante Maribel Verdú ejerciendo de una actriz obsesionada con ser la nueva Marilyn y Emma Suárez estupenda como una maruja de mediana edad que nos relata como vivió el asesinato de Kennedy, de los demás hay cosas que no encajan...

Divertido Fernando Cayo como gay loca que trabajo como actor en el underground neoyorquino pero que una vez pasados los primeros momentos, sientes que su tono no varía y resulta agotador. Ariadna Gil, pese a tener uno de los monólogos más bellos de la obra como una hippy melancólica me pasó inadvertida pero no más que el militar interpretado por Alex García y que defiende más allá que lo que el autor dejó por escrito que no es más que un personaje que se hace muy pesado. 



Mis altas expectativas se quedaron ahí, ante una obra que no me llegó, que no avanza y con personajes tópicos. Pese a esto y al ritmo en pausa que llegó a aburrirme, merece la pena por su aportación histórica y por el valor de sus grandes actores. 

Cinco personas en un bar. O cinco personas solas, una a una, en cinco bares distintos. Cinco hijos de su tiempo. Cinco “hijos” de la era Kennedy. Y los cinco viviendo –reviviendo-, a golpe de recuerdo y trago largo, lo que ha sido y no ha sido de sus vidas y del tiempo que les tocó vivir.
¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
Los cinco, desde el escenario, tienden una mano al espectador y le invitan a un viaje en el tiempo: la década de los 60 (del siglo ya pasado), cuando todo estaba por hacer y todo era posible.
La década de los jóvenes, de los derechos de la mujer, del Poder Negro, el movimiento gay y la contracultura; la de la guerra del Vietnam, los misiles nucleares y el bloqueo de Cuba; la del movimiento hippie, el muro de Berlín, el mayo francés, la píldora anticonceptiva y el “Haz el amor, no la guerra”.
La década de la bohemia y la disidencia.
La década del amor libre, la psicodelia y el pacifismo a ritmo de marihuana.
La década musical por excelencia. La década de los Beatles, la de Janis Joplin y Jimi Hendrix, la de Bob Dylan y Joan Baez, la de Woodstock 69, “Hair” y “All you need is love”.
La década de Martin Luther King, el Che Guevara, Neil Armstrong y Marilyn Monroe.
La decada de John F. Kennedy.Del asesinato de John F. Kennedy. Un 22 de noviembre de 1.963.
Hace ahora 50 años. Hoy el mundo es otro. Y nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. ¿O sí?


José María Pou

Ficha:

Autor: Robert Patrick. Versión de Josep Maria Pou.
Director: Josep Maria Pou
Intérpretes: Maribel Verdú, Ariadna Gil, Emma Suárez, Fernando Cayo, Alex García
Género: Drama
Teatro:Teatro Cofidis Alcázar
Horario: De X a V a las 20.30 h. S a las 19 y 21.30 h. D a las 19 h.